Foro Jóvenes Escritores
Retomamos el foro -Mirad el anuncio de Noticias.


Retomamos el foro por problema. -Mirad el aviso en los anuncios.
 
ÍndiceCalendarioFAQRegistrarseConectarse
Retomamos el foro (pichad y leed por favor).
¡Discord oficial! Pasados y hablad con nosotros. Conoced las novedades.
Diciembre 2017
LunMarMiérJueVieSábDom
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031
CalendarioCalendario
Últimos temas
» I Miniconcurso Fje
por Samuel17993 Ayer a las 3:06 pm

» [Minitorneo I] ¡Al espacio no! (2)
por Crane. Ayer a las 3:41 am

» [Mini concurso I]...P S I C O D E L I A
por The Sinister Druid Ayer a las 12:19 am

» Soneto al foro
por Padmelita Miér Dic 13, 2017 11:53 pm

» [Miniconcurso I] "El Trent y la joven"
por Anaïs Duchess Miér Dic 13, 2017 9:26 am

Los posteadores más activos de la semana
Samuel17993
 
Anaïs Duchess
 
Marcos
 
The Sinister Druid
 
Crane.
 
danielm777
 
Padmelita
 
Nacho
 
Los posteadores más activos del mes
Samuel17993
 
X_Raider
 
Anaïs Duchess
 
Marcos
 
Edgeworth
 
Alexander_Falcon
 
Crane.
 
Padmelita
 
The Sinister Druid
 
cesarhj
 

Comparte | 
 

 Escape

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
danielm777

Folio en blanco
Folio en blanco
Mensajes : 3
Tinta Tinta : 0
Edad : 26

MensajeTema: Escape   Lun Dic 04, 2017 5:20 pm

Sobre la narración:
 

Escape



El señor de Joyness, un varón hecho a la antigua, o al menos eso dicen. Supongo que los muchos años de andar y divagar entre rincones remotos y recónditos de toda la tierra le ha permitido asimilar un entendimiento de nuestro mundo mayor que el que cualquier otro ser  posee.

Hace ya algunas lunas pasadas, estando en la posada al tocar la media noche, pude  cruzar palabras con él. Me centré en entender como un hombre de aspecto, si se quiere ordinario, puede hacerse de un nombre que perdura en la historicidad del pueblo de Limbargh, y que no decir de toda la nación. Había ido hasta allí, a la posada, escapando del frío insolente de la intemperie, que se vaciaba en los callejones de la ciudad de “Puerta grande”; si te descuidases sentirías que te mordía en el talón.

Paseando por la avenida que llaman “Perdición”, me acerqué a las puertas del establecimiento, solo quería correr de aquel infierno que me estaba quemando los talones. Al ver ese juego de luces, y el alboroto que se sentía salir por las ventanas, de golpe cambié de opinión obviando todo lo que tuviera en mente hacer hasta ese instante;  decidí correr al calor de la chimenea de la gran sala de la posada de  “La castellana”, y adentrarme al establecimiento. Mi destino, el que me había propuesto al iniciar mi recorrido por esa avenida llamada la de la perdición, era llegar a la iglesia del pueblo, pues era nochebuena y se conocía que, en cada víspera de noche buena, una gran asamblea festiva era preparada en motivo de celebración, ya que un día como aquel, hace ya un centenar de eras atrás, se levantó el grito de la independencia de la nación a manos de quien ahora fuese nuestro Santo Alcaraván.  Mi intención, aunque me pese revelarla, era la de hacer esta peregrinación solo para llenar mi ego hambriento, con atisbas de falsa modestia, y ganarme una imagen de prójimo piadoso. Era de las cosas que un hombre adinerado puede hacer para luego correr como agua entre voces, exclamando con sentido recelo cómo pudo disfrutar su día de nochebuena.
         

El rico se reparte la gloria
Ceñido de oscura ceniza
Marchando ha con los pobres
Mostrando falsedad piadosa
A la luz de las miradas
Que de yacer no yace indiferente
En las necesidades de necesitados

Empero estos han de seguir siendo ricos
Despagarán así sus alas
cual desbandada
para no volver a mirar la desgracia
en que viva el mundo en rededor

A buscar en todo figurar
 y de poder llenarse los espacios todos
que el mundo pueda notar
que ninguna carencia nunca sufrirá jamás

aunque tiempo al tiempo
y no se ha de demorar
cuando el velo caiga
y se pueda observar
el triste vacío que resida
en su alma hueca se ha de mirar


Sí, así somos los de anidada fortuna.

Al entrar en la posada, me preparé a pasar inadvertido entre toda carne viviente allí colgada. Iba forrado de ropas propias del invierno, apenas alcanzaba a distinguirse las facciones de mis ojos, lo que facilitó atravesar en un instante de entre toda la gente, que se encontraba allí reunida ahogando sus malas penas, con la bebida como compañera, hasta la mesa más alejada de todas las demás, rejuntado, al lado del fuego de la chimenea.

Sabía que el sitio era una ratonera de gente mal viviente, que solía apresar allí al caer la noche, para correr en el derroche de las pasiones vergonzosas de la carne, olvidándose del mundo que una vez cruzada la puerta, es dejado fuera. Mi interés no era estar sino un momento allí, entrar en calor y retomar mi caminata hacia mi lugar de destino.

Cual sería mi sorpresa, que al relajar mis caderas ocupando el asiento de la mesa en la cual decidí descansar, pudiese ver a unos cuantos metros más allá, el hombre al que estuviese buscando con decidida solicitud desde hacía ya cuatro meses: el señor de Joyness. Ya se había agotado mi esperanza de búsqueda,  pues, cuatro meses de recorrer el país entero eran suficientes para mí, y no intentarlo más. Se había difundido la fama de aquel hombre por todas las esferas, que hablaban de cuán profunda e insondable era su sabiduría, y que muchos hombres hubiesen de ir hacia él, para que por el precio de una suma considerable, adquiriesen la instrucción y el conocimiento para ser versados en el manejo de la espada.  

Se acaba el año, y mi deseo era iniciar nuevas aventuras, olvidar los intentos pasados de convertirme en un paladín, cargando con todo el peso de mi frustrada búsqueda.

Al principio estuve un poco dubitativo, en acercármele o si no. Estaba en medio de una bifurcación: Ir a la iglesia, y seguir mi día como si no hubiese visto nada, o retomar mis sueños de adiestrarme en el arte de la guerra. Eché todos los pensamientos a la caldera, y en un arranque de decidida voluntad me dije a mí mismo que seguiría lo que hubiere comenzado aquel año, por lo que pensé: “Sí, me le acercaré, pero no así sin más…”.

Es cierto que el hombre estaba sentado allí, a unos cuantos pasos de mí, ¡y vaya que sí lo estaba!, hasta los muertos podían percatarse de su presencia. No pasaba desapercibido, pese a tener un aspecto funesto y carente de matiz, uno como para perderse en el entorno lúgubre del lugar, aun así figuraba como un hombre de presencia escandalosa. No parecía ser de fácil palabra, vamos, como ataúd andante, pero su aspecto sombrío le permitía destacar, por lo que, aunque intentase ignorar por completo su presencia sea donde fuere que estuviese aquel día en los adentros de dicha posada, lo vería sin duda.

Pareció que la única persona de confianza en ese momento, o al menos la única que mereció su atención, era el tabernero quien con confianza estuviese atendiendo todas sus demandas como cliente. Se podía notar un trato amable de él hacia su cliente y viceversa, como de quien consiente al singular de entre los clientes que más ganancia le signifique; y esto solo sucede cuando te conviertes en cliente habitual. No era la primera vez que iba a la posada, eso me pareció, obviando el hecho de que el lugar es uno muy concurrido.

Presté con sumida atención como él, mientras bebía a tropel, apoyaba de igual forma su espada pulida como piedras labradas cerca de su regazo, dando pequeños golpecitos con los dedos en su frío metal, una mano a la bebida y otra ocupada acurrucando a su preciada. Era extraño, al menos bajo mi experiencia, mirar a un hombre con  jerarquía y clase sostener su espada desenvainada entre sus piernas con la punta templada  fijada al tablón de madera del suelo, estando soporoso y ahogado en alcohol, y aún más, considerando el establecimiento donde reposaba; un lugar donde suele encallar el populacho, de ladrones rezongones y malas víboras. Una espada así era un manjar que cualquiera estaría dispuesto a llevarse a la boca sin rechistar. Su lustre era muy singular, no aparentaba ser una espada del común. Menudo caballero tan descuidado, pensé.
.
Hasta ese momento, solo había divisado su presencia dentro del recinto, aunque en mi latiera la curiosidad que me llamase a intentar acercarme. No me causó ternura el imaginar que un pequeño desliz en mi posible forma de dirigirme a él, conduciría a que esa mortal hoja filosa terminara atrapando mi cuello como un tenedor a un filete de carne.

Tenía mis ojos tendidos en él, recorriendo cada pequeño detalle que acompañaba su funesta presencia. Aquello que percibí era digno de su buen nombre; pude notar como su mirada como que despegaba de todo aquel lugar, abriendo sus alas a una realidad tan hermosa que no podía existir en este mundo. A pesar de estar en un nivel bochornoso de ebriedad, se veía sereno, de vez en cuando tomaba la copa donde estuviese bebiendo licor y contemplaba a través del cristal como los hielos bailaban junto con la burbujeante bebida, que por fuerza a veces corría desde los bordes del vaso hasta dejar una marca circular en la mesa. Parecía un astrónomo mirando a través del lente de un telescopio. Haciendo esto, giraba también su mirada centelleante con agilidad, de un lado al otro de la sala, vigilando hasta el mínimo movimiento de las alas de una mosca, se veía alguien nervioso. Era sereno, callado, con una curiosidad infinita. Parecía que no estaba pendiente de lo que pasare en el local, pero bastaba un mínimo ruido para que se alebrestara y se pusiese en un estado de alerta exagerado. Con toda esa serenidad, más las cicatrices que cargase en su rostro daba la sensación de que era un varón que ya ha sufrido todo en la vida, si se puede decir, y encontró la serenidad al hacer morir los temores más profundos de su corazón. El que cargara su espada desenvainada, y la apretujara con violencia cada vez que el ruido lo perturbase, me hacía saltar el corazón. Estaba imaginando como es que iba a lograr la hazaña de acercarme sin que en un movimiento brusco de ese hombre, la espada me tocara hasta cortarme algún espacio de mi noble humanidad, tal cual punzón.

Ahí estaría yo, él y yo, y unos cuantos tablones de madera a medio camino, y mi deseo de conocerle aunque de ser, me jugare el pellejo. El resultado de esta aventura podría ser fatal, pues cuando el alcohol entra al alma, el espíritu se escapa, y lo que queda en la carne es solo la silueta de lo que puede ser un hombre en todo sentido. Aun así la oportunidad era única, tan tentadora como irresistible. Hombres como él, van y vienen, cuya fortuna se desconoce; podría dormir en Islian y despertar   en Tronas. Era suerte encontrármelo allí, además no tenía por certeza suprema el conocer qué nivel de ebriedad sería en el que se hallare. El que no arriesga no gana, como suele decirse.Era suerte encontrármelo allí, y también plausible, que la impresión que tuviese al ver su estado de ebriedad fuese solo un espejismo formado por mi habilidad para proyectar los defectos y malos hábitos de las personas al máximo término, sí, acepto que me excedo mucho al juzgar y mi mente se carga de mil y un prejuicios. Debía arriesgarme ya que “El que no arriesga no gana”, como suele decirse.
Volver arriba Ir abajo
Samuel17993
avatar

Folio en blanco
Folio en blanco
Mensajes : 1279
Tinta Tinta : 5
Edad : 24

MensajeTema: Re: Escape   Lun Dic 11, 2017 3:38 am

Citación :
Me centré en entender como un hombre de aspecto, si se quiere ordinario, puede hacerse de un nombre que perdura en la historicidad del pueblo de Limbargh, y que no decir de toda la nación.
cómo un hombre/ y qué no decir... No sé a qué te refieres con historicidad, pero no es correcto en el contexto en que lo usas. Historicidad es lo relativo a si es histórico o no; en este caso creo que sería "historia" a secas.

Citación :
El rico se reparte la gloria
Ceñido de oscura ceniza
Marchando ha con los pobres
Mostrando falsedad piadosa
A la luz de las miradas
Que de yacer no yace indiferente
En las necesidades de necesitados

Empero estos han de seguir siendo ricos
Despagarán así sus alas
cual desbandada
para no volver a mirar la desgracia
en que viva el mundo en rededor

A buscar en todo figurar
y de poder llenarse los espacios todos
que el mundo pueda notar
que ninguna carencia nunca sufrirá jamás

aunque tiempo al tiempo
y no se ha de demorar
cuando el velo caiga
y se pueda observar
el triste vacío que resida
en su alma hueca se ha de mirar
Siendo un poema arcaizante o aspecto antiguo, pienso yo, sería preferible que usases de signos de puntuación.

Citación :
Cual sería mi sorpresa, que al relajar mis caderas ocupando el asiento de la mesa en la cual decidí descansar,
Cuál

Citación :
pude notar como su mirada como que despegaba de todo aquel lugar,
pude notar cómo

Citación :
y contemplaba a través del cristal como los hielos bailaban junto con la burbujeante bebida,
cómo los hielos

Citación :
no estaba pendiente de lo que pasare en el local,
de lo que ¿pasara?, ¿no?

Citación :
Estaba imaginando como es que iba a lograr la hazaña de acercarme sin que en un movimiento brusco de ese hombre
imaginando cómo

Citación :
y mi deseo de conocerle aunque de ser,
Esta parte no la entiendo, o quizás la hayas redactado mal, o es una expresión, en todo caso, que me es extrañísima.

Citación :
las personas al máximo término, sí, acepto que me excedo mucho al juzgar y mi mente se carga de mil y un prejuicios.
. Aquí tras máximo término, o pondría dos puntos, o iniciaría otra frase.

Hola Daniel.

Imagino que esta historia es solamente un fragmento como dices en el spoiler, ¿no? Es que me parecía que no concluía, realmente, la historia donde has puesto el corte final en el foro. Imagino que será o un primer capítulo o un inicio de un relato corto. A nivel sintáctico lo que he notado es que abusas muchos de frases largas sin usar otro tipo de estructuras: tipo yuxtapuesta, es decir, con punto y coma. Quizás estaría bien en un texto así usar alguna estructura con punto y coma. No sobrecargar la descripción en base a comas únicamente, lo que podría darle pausas al relato y un respiro al lector.

Sobre la historia la he notado pesada quizás para un inicio de una aventura ¿fantástica? (imagino): por cierto, es posible que te gustase más Más Allá de la Utopía como sección, ya que es fantasía y Sci-Fi -pero eso es cosa tuya-. Me haría falta, quizás, que me introdujeras al protagonista, el lugar, un poco el contexto. Me he sentido bastante descentrado de toda la trama que describes, salvo que éste está obsesionado con este personaje, el cual me recuerda al típico irlandés, no sé muy bien por qué. Usas un lenguaje rico en términos cultos, y está bien: recreas al personaje de un estrato social alto, un rico burgués por ejemplo; pero sí que te diría que no lo uses sin sentido o abuses de él en el futuro. Sé que pretendes crear una atmósfera cuasi-decimonónica, o del s. XVIII. Eso está bien que lo cuides. A pesar no todo era culto en esa época y el lumpén, en lugares como los del XIX, era un compañero habitual de aquellos lugares tabernarios, tascas o pubs angloceltas. Aunque fuera rico y culto, si habituaba ciertos ambientes, es posible que hablase de manera más directa y concisa. Si es un ciudadano (típico burgués) como da pinta el relato, podrías exagerar su snobismo y que es un cateto de las tabernas y de las armas. Ya digo, no sé cómo lo vas a ambientar...

Un saludete de Samuel.
Volver arriba Ir abajo
http://sendasombra.blogspot.com.es/
danielm777

Folio en blanco
Folio en blanco
Mensajes : 3
Tinta Tinta : 0
Edad : 26

MensajeTema: Re: Escape   Miér Dic 13, 2017 12:42 am

@Samuel17993 escribió:
Citación :
Me centré en entender como un hombre de aspecto, si se quiere ordinario, puede hacerse de un nombre que perdura en la historicidad del pueblo de Limbargh, y que no decir de toda la nación.
cómo un hombre/ y qué no decir... No sé a qué te refieres con historicidad, pero no es correcto en el contexto en que lo usas. Historicidad es lo relativo a si es histórico o no; en este caso creo que sería "historia" a secas.

Citación :
El rico se reparte la gloria
Ceñido de oscura ceniza
Marchando ha con los pobres
Mostrando falsedad piadosa
A la luz de las miradas
Que de yacer no yace indiferente
En las necesidades de necesitados

Empero estos han de seguir siendo ricos
Despagarán así sus alas
cual desbandada
para no volver a mirar la desgracia
en que viva el mundo en rededor

A buscar en todo figurar
y de poder llenarse los espacios todos
que el mundo pueda notar
que ninguna carencia nunca sufrirá jamás

aunque tiempo al tiempo
y no se ha de demorar
cuando el velo caiga
y se pueda observar
el triste vacío que resida
en su alma hueca se ha de mirar
Siendo un poema arcaizante o aspecto antiguo, pienso yo, sería preferible que usases de signos de puntuación.

Citación :
Cual sería mi sorpresa, que al relajar mis caderas ocupando el asiento de la mesa en la cual decidí descansar,
Cuál

Citación :
pude notar como su mirada como que despegaba de todo aquel lugar,
pude notar cómo

Citación :
y contemplaba a través del cristal como los hielos bailaban junto con la burbujeante bebida,
cómo los hielos

Citación :
no estaba pendiente de lo que pasare en el local,
de lo que ¿pasara?, ¿no?

Citación :
Estaba imaginando como es que iba a lograr la hazaña de acercarme sin que en un movimiento brusco de ese hombre
imaginando cómo

Citación :
y mi deseo de conocerle aunque de ser,
Esta parte no la entiendo, o quizás la hayas redactado mal, o es una expresión, en todo caso, que me es extrañísima.

Citación :
las personas al máximo término, sí, acepto que me excedo mucho al juzgar y mi mente se carga de mil y un prejuicios.
. Aquí tras máximo término, o pondría dos puntos, o iniciaría otra frase.

Hola Daniel.

Imagino que esta historia es solamente un fragmento como dices en el spoiler, ¿no? Es que me parecía que no concluía, realmente, la historia donde has puesto el corte final en el foro. Imagino que será o un primer capítulo o un inicio de un relato corto. A nivel sintáctico lo que he notado es que abusas muchos de frases largas sin usar otro tipo de estructuras: tipo yuxtapuesta, es decir, con punto y coma. Quizás estaría bien en un texto así usar alguna estructura con punto y coma. No sobrecargar la descripción en base a comas únicamente, lo que podría darle pausas al relato y un respiro al lector.

Sobre la historia la he notado pesada quizás para un inicio de una aventura ¿fantástica? (imagino): por cierto, es posible que te gustase más Más Allá de la Utopía como sección, ya que es fantasía y Sci-Fi -pero eso es cosa tuya-. Me haría falta, quizás, que me introdujeras al protagonista, el lugar, un poco el contexto. Me he sentido bastante descentrado de toda la trama que describes, salvo que éste está obsesionado con este personaje, el cual me recuerda al típico irlandés, no sé muy bien por qué. Usas un lenguaje rico en términos cultos, y está bien: recreas al personaje de un estrato social alto, un rico burgués por ejemplo; pero sí que te diría que no lo uses sin sentido o abuses de él en el futuro. Sé que pretendes crear una atmósfera cuasi-decimonónica, o del s. XVIII. Eso está bien que lo cuides. A pesar no todo era culto en esa época y el lumpén, en lugares como los del XIX, era un compañero habitual de aquellos lugares tabernarios, tascas o pubs angloceltas. Aunque fuera rico y culto, si habituaba ciertos ambientes, es posible que hablase de manera más directa y concisa. Si es un ciudadano (típico burgués) como da pinta el relato, podrías exagerar su snobismo y que es un cateto de las tabernas y de las armas. Ya digo, no sé cómo lo vas a ambientar...

Un saludete de Samuel.

Me encantan todas las correcciones que has hecho, porque te has tomado la molestia para hacerlo; y me encanta que alguien se tome el escrito en serio, tanto como para señalar sus fallas ortográficas. No lo esperaba, eso lo agradezco un montón... y mira cuantos errores se fueron por debajo de la mesa! increíble...    

Llevas toda la razón en tus palabras cuando dices: " es posible que te gustase más Más Allá de la Utopía como sección, ya que es fantasía y Sci-Fi -pero eso es cosa tuya-". Creo que me he equivocado de apartado al publicar el relato, pero perdonen, soy newbie!. Y me parece muy curioso que hayas logrado deducir cuál es mi intención en el relato, que sí que lleva ciencia ficción y fantasía, e incluso has deducido la época; aunque la época no era tan difícil de descifrar; por ahí van los tiros. Se nota que eres muy inteligente; es que me has hecho dudar de mí mismo, hasta al punto de ir a revisar lo que publiqué, para percatarme si en algún espacio entre esos textos puse de qué iba el relato...

Sé que lo del contexto es importante, y es que es algo clásico en toda estructura narrativa: presentar a los personajes, y el espacio donde sucede la acción narrativa. Pero bueno... quería que juzgaran la coherencia de lo escrito (a nivel de sintaxis y semántica), y el lenguaje usado porque estoy consciente que falta el contexto en gran medida;  lo has hecho y estoy conforme  congasexy . Me parece un buen elogio que me digas que el lenguaje hablado te parece culto, porque significa que estoy logrando presentar al burgués que me imaginaba al redactar el discurso. En fin..



Bueno cuando tenga tiempo le hago las correcciones. Tengo que ser condescendiente al esfuerzo, sea poco o mucho, que has centrado al realizar el análisis ortográfico y gramatical (más que condescendiente, agradecido). Gracias.
XDuee
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado


MensajeTema: Re: Escape   

Volver arriba Ir abajo
 

Escape

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Foro Jóvenes Escritores :: La Ciudad de las Letras :: Campo de Batalla-