Foro Jóvenes Escritores
Retomamos el foro -Mirad el anuncio de Noticias.


Retomamos el foro por problema -Mirad el aviso en los anuncios.
 
ÍndiceCalendarioFAQRegistrarseConectarse
Retomamos el foro (pichad y leed por favor).
¡Discord oficial! Pasados y hablad con nosotros. Conoced las novedades.
Noviembre 2017
LunMarMiérJueVieSábDom
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930   
CalendarioCalendario
Últimos temas
» Esta Noche
por JCLeón Ayer a las 11:32 pm

» Confianza
por LorDWolfharT Ayer a las 8:56 pm

» Cinco meses.
por Cantarella Ayer a las 7:49 pm

» Cosa Bonita
por Diana Hunter Ayer a las 7:36 pm

» [Juegos de Ingenio]
por Chica Terremoto Ayer a las 12:04 am

Los posteadores más activos de la semana
Samuel17993
 
Chica Terremoto
 
Edgeworth
 
Rose Andresen
 
Anaïs Duchess
 
Crane.
 
LorDWolfharT
 
Gweny_Bellamy
 
Cantarella
 
Deigar
 
Los posteadores más activos del mes
Samuel17993
 
Edgeworth
 
Gweny_Bellamy
 
Chica Terremoto
 
Alexander_Falcon
 
The Sinister Druid
 
X_Raider
 
Anaïs Duchess
 
LorDWolfharT
 
Crane.
 

Comparte | 
 

 El Hueco

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
JCLeón
avatar

Revolución de tinta
Revolución de tinta
Mensajes : 472
Tinta : 3

MensajeTema: El Hueco   Vie Nov 10, 2017 4:35 am



Ella se sentaba en el cubículo de enfrente. Era ese tipo de personas, esos, sí, los de mejillas rosadas, los que nunca se despeinan. Los individuos hermosos y limpios que jamás sudan, que huelen siempre a perfume y tienen su cabello permanentemente bien peinado y brillante.

¿Y quién soy yo? Soy Ana, si quieren ponerme un nombre. Era la chica sudorosa y nerviosa, la del otro cubículo; desde donde era fácil ver la luz de Karen —el bombón perfecto que describí hace rato—. Mi cabello siempre olía a cerveza sin importar cuantas veces lo lavara. Apestaba y picaba. La comezón era interna, más allá del cuero cabelludo. Y sin importar que tanto me rascara o cuanto cabello me arrancara, la comezón seguía allí. Pero no es de mi cabello de lo que deseo hablar, ni siquiera es sobre la perfecta y dulce Karen, al menos no en este párrafo.  Se trata de algo que estuvo en mi casa desde hace mucho y que vine descubriendo hace un par de meses. Se trata del hueco.

Tengo cinco gatos, bueno, eran cinco antes de que la pequeña Sofy desapareciera. La busqué por todas partes menos allí, en ese lugar tan oculto y sin embargo tan cercano. Pero con el pasar del tiempo el repulsivo hedor de su carne descompuesta me guió y pude hallarla. Ella  flotaba en el agua negra, completamente hinchada y con los ojos salidos de sus órbitas. Muerta, si les queda alguna duda. Y estaba en el hueco, por supuesto, dónde más estaría. Fue de así  como lo encontré, arrastrándome por la abertura bajo las tablas del porche, justo debajo de la sala.

El hueco estaba cubierto por una tapa de madera podrida a la que le faltaba un pedazo suficientemente grande para que una  gata pudiera caer al fondo. Terminé de romper la madera y  el olor a muerte me saludó envuelto en una oscuridad absoluta.  Apunté mi linterna y sentí dolor en la garganta al iluminar el blancuzco y peludo cuerpo de mi pequeña Sofy.  Me entristecí, no sé cuánto tiempo estuve llorando mientras su horrible olor me pateaba las fosas nasales, pero luego vi algo más ahí abajo.  Junto al cadáver, tambaleándose en las ondas del agua, estaba la cara inexpresiva de una mujer.

No, no era otro cadáver, era solo mi reflejo. Pero había algo en aquel rostro que me era completamente desconocido, que me hacía sentir miedo. Y ese picor, el hormigueo que ocurre debajo de mi cabello e incluso debajo del hueso de mi cráneo, se hizo sentir de nuevo mientras me miraba en el agua.  Me rasqué, claro que sí, lo hice hasta que vi sangre bajo mis uñas, pero la comezón no se fue, no mientras estuve mirando a aquella yo tan desprovista de emociones.

Después de que saqué a mi gata, lazándola con un cable, la enterré en el patio. No podía tirarla a la basura, no a Sofy, la pequeña tenía que estar cerca de mí.

No podía dejar de pensar en ese hueco, quería volver a verlo. Quería encontrarme conmigo misma otra vez en el reflejo de las repugnantes aguas del pozo.  Y lo hice, sucedió en sueños durante la noche,  luego cada mañana. No podía dejar de arrastrarme bajo la casa y mirar un par de minutos, una hora o mucho más tiempo.  Terminaba llorando o riendo hasta vomitar luego de cada visita al pozo.

La obsesión creció. Rompí el piso de la sala para poder mirar el hueco sin tener que reptar bajo la casa. A penas comía, dejé de ir al trabajo y con el tiempo comencé a hacer mis necesidades fisiológicas en ese lugar. Sí, amigos, defecaba y orinaba apuntando al foso y siempre mirando mi rostro en el agua, esperando alguna reacción, rascando mi cabeza hasta rasgarme la carne.

Un día tocaron la puerta. Supuse que venían a preguntar  por qué no había vuelto al trabajo, pero no fue así. Nunca les abrí, conversé con ellos desde adentro, sin apartarme del agujero. Me preguntaron por ella, dijeron que había venido a verme hacía algunos días. Que su auto estaba estacionado en mi garaje.  Preguntaron si podían pasar. Y yo solamente susurraba “no” a todo lo que me decían. Se marcharon, pero dijeron que volverían y que derribarían la puerta si era necesario.

Luego de esa visita la cara en el agua cambió. Era más nítida y  sonreía burlándose de mí, eso me hacía enloquecer y ya casi no me quedaba cabello de tanto rascarme. La recordé entonces.  Ella tocó mi puerta un día, la golpee con un martillo y la lancé al pozo, bueno, no recuerdo si la arrastré debajo de la casa o si fue entonces cuando rompí el piso y la empuje al agua, pero ahí estaba con esa asquerosa sonrisa, mofándose del olor a cerveza que salía de mí.

La mujer en el agua ya no era yo.  Era ella. Aún lucía linda, de un modo particular, pero ya no era tan perfecta.  Sus mejillas no tenían el tono rosado de antes y definitivamente ya no olía bien. En su boca abierta hacían vida un centenar de moscas que revoloteaban alegremente, poniendo huevecillos por doquier.

No sé qué ocurrió conmigo el día en que vi mi reflejo en el hueco, pero me gusta saber que ya no soy la que está hundida en la podredumbre donde perdió la vida mi pequeña Sofy.

De vez en cuando vuelve la comezón, no sé a qué se debe, lo único que sé es que, cuando al fin me dejen salir de aquí, iré a ver el hueco una vez más y buscaré a mis gatos. Los extraño mucho.
Volver arriba Ir abajo
Getbackergirl
avatar

Inspiración de letras
Inspiración de letras
Mensajes : 192
Tinta : 0
Edad : 23

MensajeTema: Re: El Hueco   Vie Nov 10, 2017 5:13 am

Acabas de dejar sin madre a cuatro gatos, ya estarás feliz... ¬¬

Omitiré la parte gramatical porque no estoy precisamente poniendo atención a eso...

La forma en que escribes y dejas una historia con detalles muy a la imaginación no me termina de sorprender, yo intento hacer lo mismo y siempre me faltan detalles, pero cuando te leo no los necesito (o no sé si no los quiero....).

Hay algo en la narración que no me termina de cuadrar, pero seguramente es cosa mía.

¡Saludos!
Volver arriba Ir abajo
Alexander_Falcon
avatar

Inspiración de letras
Inspiración de letras
Mensajes : 225
Tinta : 0
Edad : 23

MensajeTema: Re: El Hueco   Vie Nov 10, 2017 5:28 am

*gasta una humanidad para anular hueco*

Una vez hecho el chiste paso al comentario, el inicio y el nudo del relato me atrapó bastante y me gusto, como cuento es muy llamativo… pero el final, no se, no me agradó tanto que concluyera en la recurrente idea de “la prota en realidad esta loca y mato a alguien” además de que lo siento un poco encajado a fuerza, porque la guapa visitaría a la prota? Como hizo la prota para lanzarla en un hueco que parece ser tan pequeño? siento que hubiese podido sacarse un final mas impactante, enigmático y aterrador.

Conclusion: me gusta como escribes, pero no me gustó el final XD

Volver arriba Ir abajo
Samuel17993
avatar

Espíritu de Best Seller
Espíritu de Best Seller
Mensajes : 1231
Tinta : 3
Edad : 24

MensajeTema: Re: El Hueco   Sáb Nov 11, 2017 3:16 am

Hola JC. Primero unas cosillas de ortografía.

Citación :
cuantas veces lo lavara.
cuántas

Citación :
Y sin importar que tanto me rascara o cuanto cabello me arrancara,
Aquí sería qué tanto, pero a mí me suena algo mal; más bien, sería cuánto me rascara.

Citación :
dónde más estaría
Aquí te faltan las interrogaciones.

Citación :
A penas comía
Apenas: es adverbio.

Citación :
a golpee con un martillo y la lancé al pozo
golpeé

En cuanto al relato, a mí no es el género, el terror, el que más me apasione; mucho menos este tipo de relatos. Está bien narrado, aunque le falta a mi gusto bastante descripción, y sobre todo, lo que más, tensión. En un relato así me esperaba más tensión y miedo del que paraliza. Por eso creo que el relato ha ido como muy rápido. Con un poco más de descripción y tensión sería mucho mejor.

Un saludete de Samuel.
Volver arriba Ir abajo
http://sendasombra.blogspot.com.es/
Contenido patrocinado


MensajeTema: Re: El Hueco   

Volver arriba Ir abajo
 

El Hueco

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Foro Jóvenes Escritores :: La Ciudad de las Letras :: Crimen y Castigo-