Foro Jóvenes Escritores
Retomamos el foro -Mirad el anuncio de Noticias.


Retomamos el foro por problema. -Mirad el aviso en los anuncios.
 
ÍndiceCalendarioFAQRegistrarseConectarse
Retomamos el foro (pichad y leed por favor).
¡Discord oficial! Pasados y hablad con nosotros. Conoced las novedades.
Enero 2018
LunMarMiérJueVieSábDom
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031    
CalendarioCalendario
Últimos temas
» Ingresando de nuevo
por Eros NR Vie Ene 12, 2018 4:53 am

» 05 - Revelations
por X_Raider Miér Ene 10, 2018 11:26 am

» No fue más que un breve adiós.
por Anaïs Duchess Miér Ene 10, 2018 2:51 am

» Te quiero
por El Viento del Oeste Mar Ene 09, 2018 5:25 pm

» Soneto al foro
por El Viento del Oeste Mar Ene 09, 2018 5:17 pm

Los posteadores más activos de la semana
Los posteadores más activos del mes
El Viento del Oeste
 
Anaïs Duchess
 
Eros NR
 
Ren
 
X_Raider
 

Comparte | 
 

 La Marioneta

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Gweny_Bellamy
avatar

Folio en blanco
Folio en blanco
Mensajes : 413
Tinta Tinta : 2
Edad : 17

MensajeTema: La Marioneta   Jue Feb 02, 2017 1:14 am

Al abrir los ojos todo lo que veo es oscuridad absoluta, alzo la mano lentamente, sólo para comprobar lo que ya sabía, estoy encerrada en una caja de madera, tres metros bajo tierra.

Golpeo el ataúd una y otra vez, con desesperación, mientras las lágrimas de sangre ya un poco podrida caen por mis mejillas. No sé qué hacer...

Me llevo las manos al pecho. Nada. Ni un solo latido. Hace tiempo que dejó de latir, ya ni siquiera sé porqué sigo intentando escucharlo, yo sé muy bien que ya jamás volveré a oírlo. Sollozo, harta de todo esto, pero no puedo hacer nada más, desde el primer día en que desperté en este ataúd las cosas han sido siempre igual. Los gigantes me usan, yo vuelvo a mi caja a llorar, y al día siguiente todo vuelve a comenzar. Ya perdí la cuenta de cuantas veces ha pasado, y cada vez que vuelvo me descubro olvidando cada día más cosas sobre mi pasado.

—¿Por qué no puedo morir de verdad y ya? —susurro a la nada, con la voz ronca.

Me quedo inmóvil, como se supone que debí estar siempre, lo único que me queda en este mundo son mis recuerdos, los pocos que aún me quedan de ellos.

Me veo rodeada de flores, en un parque de una ciudad cuyo nombre ya olvidé, hay rosas, tulipanes, lirios... Es hermoso, y a mi lado, hay un chico cuyo rostro es borroso, pero cuyas caricias aún siento sobre mi piel, a pesar de que cada día se pudre un poco más. También veo a una niña de rojizos cabellos, saltando a mis brazos y riendo, creo que ella solía ser mi hermana. Recuerdo la música, sonando fuerte en mis oídos mientras bailaba con aquel chico. Recuerdo hermosos amaneceres, que ya jamás podré ver. Suspiro, eso es lo único que me queda del pasado. En cierta forma, es relajante suponer que tuve una buena vida con días bellos llenos de flores y hermanas pequeñas que gritan tu nombre, pero algo me dice, que no todos los días eran tan dulces. Me rodeo con los brazos, están fríos, siempre es así. En mi interior siento algo moverse, podría jurar que son gusanos comiéndose mi cadáver, pero sé muy bien que no es eso. Cierro los ojos, otra lágrima roja, casi negra rueda por mi mejilla, al abrirlos, me encuentro de pie en otra caja, una más grande y con más cadáveres. No puedo evitar pensar en una fosa común. Un poco de luz se filtra por pequeños agujeros de la caja, dejando ver los rostros de mis acompañantes, todos ellos están de pie e inmóviles, al igual que yo. Sus ojos carentes de vida miran el vacío, los rostros de algunos hacen parecer que aún siguen con vida, otros en cambio, tienen los rostros desfigurados, con heridas abiertas, la piel de muchos ya es putrefacta, y me sorprendo al ver que unos pocos tienen las mejillas cubiertas de lineas rojas producidas por las lágrimas de sangre. Quisiera saber qué aspecto tengo yo, pero aquí no hay espejos, y tampoco es que importe mucho.

La caja se abre, cegandome por un instante por la repentina luz que ahora nos cubre. Una gigantesca mano de porcelana blanca, con lineas azules que parecen runas toma a un cadáver, y luego otro, y así sucesivamente hasta que ha sacado a todas las mujeres, incluyéndome. Cuando me alza en su mano noto la aspereza de esta, a pesar de que a primera vista cualquiera diría que es tan lisa como cualquier plato hecho de este material. Él, o lo que sea esa cosa me deja recostada en un escritorio hecho de tela.

"Aquí todo es tan extraño..."

La tela es de lana de un azul tan oscuro que parece negro, causa una molesta picazón, aunque por supuesto, eso no es suficiente para que siquiera intente moverme sabiendo que si lo hago los gigantes harán conmigo cosas horrorosas. Cosas que ni siquiera quiero mencionar. Mi titiritero, un gigante de porcelana llamado Jack, nos examina a cada una con sumo cuidado, asegurándose de que no se note nuestra putrefacción. Comienza cosiendo los cortes que nos hayamos hecho de una forma u otra al volver a nuestros ataúdes, sigue untando sobre nuestra piel una especie de bálsamo y perfumes, termina vistiéndonos con unos vestidos rojos idénticos a todas, estos son cortos, con lazos y corset, nos deja descalzas y nos amarra los hilos rojos con los que controlará nuestros movimientos. Parecemos muñecas huecas, sin vida, cuyo único propósito es estar bonita y ser manipulada.

Al terminar nos lleva a todas, sujetadas por los hilos, hacia el pequeño escenario cuyo telón es púrpura y su piso de madera un poco anaranjada.

Muchos gigantes, cuyos cuerpos también son de porcelana, pero de distintos colores se acercan curiosos al escuchar la música que sale de nuestro escenario, pronto estamos completamente rodeadas por cientos de estos. Todos nos ven con asombro, sus rostros son algo que siempre me ha fascinado, a pesar de que sólo puedo verlos por pequeños instantes. Parecen rostros humanos, incluso tienen los mismos colores, lo único que es distinto es la aparente suavidad que muestran. Es demasiado perfecto.

Jack hace unas cuantas reverencias a la multitud, sonriente, dándonos la espalda de vez en cuando. Una niña de rubios cabellos y ojos negros, a la que había visto varias veces entre los espectadores me sonríe, lo cual me sorprende, es una sonrisa pequeña, dirigida únicamente a mí.

"¿Acaso ella sabe...?" Mientras Jack nos ignora ella me toma en sus ásperos dedos azules con lineas verdes que casi parecen venas, sus ojos muestran su clara curiosidad mientras mueve mis brazos y piernas. Antes de que mi titiritero note mi ausencia la "pequeña" niña me devuelve al escenario y desaparece entre una multitud que la ignora a ella casi tanto como a mí cuando permanezco inmóvil.

Jack toma nuestras cuerdas,
la multitud nos observa
y nosotras danzamos.

Durante todo el espectáculo ignoro el dolor que causan los hilos en mis extremidades, a mi pareja e incluso a la música. No puedo evitar pensar en aquella niña y en lo que hizo, nadie jamás nos había tocado, a parte de Jack claro. Él ni siquiera se enteró.

Al volver a mi pequeña caja lo primero que hago es recordar...

Allí está ella, riendo y cantando, dando vueltas, danzando, bajo el sutil manto de la luz lunar. Sus mejillas sonrojadas acentúan el brillo en su mirada.

Que ojos más brillantes, que sonrisa tan sincera y que bellos son sus oscuros cabellos, que se mecen con el viento.

El tiempo transcurre lento, casi pausado, y realmente lo está. El suelo y el cielo en un infierno se transforman, todo cae, se desmorona, como una tela o un pedazo de papel, que es rasgado una y otra vez. Antes de que todo se oscurezca veo sus lágrimas caer, su radiante sonrisa desaparecer y un atisbo de temor adueñarse de sus ojos.

Todo acaba demasiado pronto. Cual sueño las imágenes recién vistas se marchitan, dejando mi mente vacía y sembrando en ella rápidamente la confusión, la angustia y la desesperación. Me llevo las manos al rostro. Deshaciéndome en llantos y sollozos, suplicando que mi tortura al fin acabe. Doy golpes y patadas a mi ataúd, grito tanto como me lo permite mi garganta.

"¿Qué hago aquí?" Magia, esa es la única palabra que puede darle sentido a todo esto. Pero, ¿qué clase de magia tan oscura es esta que envenena mi alma, que me obliga a respirar, pero que me condena a no vivir de verdad? ¿Qué vil embrujo me envía a mi prisión de hilos carmesí? Sé que no consigo nada con golpear mi ataúd a parte, claro está, de dañar mi cuerpo aún más, pero en mi interior palpita todavía la esperanza de que alguien salve mi cuerpo y alma de este infierno al que he sido vilmente condenada.

Intenté rememorar aquel recuerdo que tuve hace sólo un instante, pero únicamente viene a mi memoria un par de ojos brillantes, el resto queda perdido para siempre.

Suspiro, tan harta, tan cantada, tan... desesperada.

"¿Qué hago aquí?" pienso nuevamente.

Cierro los ojos, aliviada de por lo menos tenerlos, muchos otros tienen sus cuencas vacías, ya sea por los gusanos... o porque los gigantes descubrieron que no estaban del todo muertos.

Pasaron muchas noches en las que bailaba en el infierno y en todas las ocasiones ella estaba siempre sonriéndome desde lejos, aveces incluso me tomaba en sus ásperas manos cuando nadie nos veía. Mis recuerdos ya se han ido... Ya no sé lo que fui cuando estaba con vida, si es que lo estuve alguna vez.

*************************************************

Esta es la continuación de "El Titiritero" o versión extendida, como prefieran llamarlo. ¿Qué tal quedó?
Volver arriba Ir abajo
The Sinister Druid
avatar

Folio en blanco
Folio en blanco
Mensajes : 85
Tinta Tinta : 1
Edad : 25

MensajeTema: Re: La Marioneta   Dom Oct 29, 2017 3:24 am

Muy buenas, mi primer comentario en la biblioteca y vuelve a ser para tí. Esto acabará siendo una tradición en todos mis regresos.

El texto en si me ha producido una enorme cantidad de pensamientos, primero me resulto muy bizarro y siniestro, lo que me llevo a seguir leyendo, buscando desentrañar el misterio tras algo tan oscuro. Me trajo recuerdos que pueden no tener nada que ver, pero sin embargo vinieron a mi, como la trata de personas, sobretodo con la parte en la que habla sobre su función para Jack, hemos llegado en esta parte a un punto en el que he olvidado todo lo siniestro y bizarro y solo he querido saber más de nuestra desconocida protagonista y esa niña que parece ser su cómplice, o su única vía de "escape" solo para regresar a un final bizarro y carente de esperanza.

Todo esto en conjunto es difícil de lograr en un texto tan reducido. No soy bueno descubriendo errores de ortografía o de puntuación, pero el ambiente que has creado con estas líneas es, no solo digno de mención, sino admirable en muchos aspectos. Al menos, la gran cantidad de pensamientos y sensaciones que ha despertado en mi no es ni mucho menos sencilla.

Un aplauso enorme. vuelvo a leerte la primera y vuelvo a quedarme con un gran sabor de boca. No podía ser de otro modo. No solo no defraudas, sino que sorprendes con cada nuevo regalo en forma de escrito. A este paso acabaré siendo fan xD
Volver arriba Ir abajo
Gweny_Bellamy
avatar

Folio en blanco
Folio en blanco
Mensajes : 413
Tinta Tinta : 2
Edad : 17

MensajeTema: Re: La Marioneta   Dom Oct 29, 2017 4:27 am

Merci beacoup!!! ♥️ Que bueno que haya gustado tanto ~ últimamente no logro sacarme de la cabeza a los gigantes estos, así que seguro termino publicando más sobre el tema pronto ~
Volver arriba Ir abajo
X_Raider
avatar

Folio en blanco
Folio en blanco
Mensajes : 154
Tinta Tinta : 0
Edad : 34

MensajeTema: Re: La Marioneta   Dom Oct 29, 2017 9:48 pm

Con pocas palabras y una narrativa enriquecedora te quedó un escrito profundo emocionalmente, al menos esa es la sensación que me ha transmitido al leerlo.
Volver arriba Ir abajo
Gweny_Bellamy
avatar

Folio en blanco
Folio en blanco
Mensajes : 413
Tinta Tinta : 2
Edad : 17

MensajeTema: Re: La Marioneta   Jue Nov 02, 2017 9:11 pm

Merci Raider!!
Volver arriba Ir abajo
Samuel17993
avatar

Folio en blanco
Folio en blanco
Mensajes : 1283
Tinta Tinta : 5
Edad : 24

MensajeTema: Re: La Marioneta   Dom Nov 05, 2017 6:22 pm

Faltas de ortografía, sintaxis y otros asuntos relacionados.:
 

Hola Gweny.

El relato me parece interesante, pero tienes muchas cosas formales que tienes que cambiar y modificar. No me ha gustado del todo por estas cosas formales que te he estado anotando. La verdad es que me ha gustado mucho más el principio; con el tiempo se ha vuelto algo pesado y me ha ido resultando pesado.

Un saludo de Samuel.
Volver arriba Ir abajo
http://sendasombra.blogspot.com.es/
Contenido patrocinado


MensajeTema: Re: La Marioneta   

Volver arriba Ir abajo
 

La Marioneta

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Foro Jóvenes Escritores :: La Ciudad de las Letras :: Más Allá de la Utopía-