Foro Jóvenes Escritores
¡Nos hemos mudado!

http://jovenesescritores.net/


Nos mudamos ---> http://jovenesescritores.net/
 
ÍndiceCalendarioFAQRegistrarseConectarse
Radio FJe
Últimos temas
» Buscamos nuevos autores
por retodigitalediciones Lun Abr 17, 2017 4:04 pm

» [Verso Libre] Hola soy nuevo
por Ren Dom Mar 19, 2017 2:26 am

» Representación
por Tannhaüser Miér Mar 15, 2017 8:24 pm

» Planes de futuro
por Yo_Saucedo Jue Feb 02, 2017 12:30 am

» BOKERÓN DEL CAMINO
por Cymru Dom Ene 22, 2017 8:38 pm

Los posteadores más activos de la semana
el gitano blanco
 
Los posteadores más activos del mes
el gitano blanco
 

Comparte | 
 

 [Terror/Thriller] Viernes

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Desconocida yo.
avatar

Folio en blanco
Folio en blanco
Mensajes : 1
Edad : 21

MensajeTema: [Terror/Thriller] Viernes   Dom Sep 06, 2015 3:34 am

VIERNES
¡Cállense! Estas tétricas voces retumban en el gélido silencio de la noche, ese silencio fantasmal que sólo hace que las voces me perturben más. Cada vez son más fuertes, más fuertes. ¡Ya basta!

Cierro mis ojos con fuerza y me refugio en mis sabanas, como si eso fuera a calmar las voces. De repente silencio. Las voces se han ido, esperó unos minutos para comprobar. Si, realmente se han ido; una sensación de tranquilidad recorre mi cuerpo. Continuo unos minutos con los ojos cerrados, controlando mi respiración, creo que me estoy quedando dormida.
Un profundo y seco gruñido interrumpe esa calma que sentía, abro los ojos exaltada y están ahí. Otra vez están ahí, ocultas en la obscuridad de mi habitación.

Esas extrañas criaturas están ahí, mirándome con sus enormes ojos, los cuales no son más que unos profundos huecos. ¿Qué es lo que quieren? Siempre se quedan ahí, ocultas, mirándome fijamente, soltando estremecedores gruñidos y alaridos a través de sus aterradoras bocas, dejando lucir las puntas de sus afilados dientes. Las voces otra vez. Esas infernales risas y susurros me invaden contra vez.

¡Váyanse! ¡Déjenme en paz!. Mi pulso se dispara, el sudor de mi frente comienza a llegar a mis labios. Concéntrate Alie. Trato de concentrarme en el tenue rayo de luz que pasa por debajo de la puerta, respira Alie. Las voces se intensifican, no puedo concentrarme, cada vez son más fuertes. ¡Ya no las soporto!

Siento demasiada ansiedad, salto de la cama y las criaturas desaparecen. No me importa. Las voces siguen aquí, tengo que alejarlas. Camino como demente de un lado a otro, estrujando mi cabello con mis sudorosas manos, mi respiración cada vez es más exaltada y mi cuerpo comienza a temblar. Contrólate Alie. Las lágrimas comienzan a brotar de mis ojos y las voces no me dejan. Una sensación de ira comienza a invadirme. Cierro mis ojos pero las voces siguen ahí, riéndose y hablándome, aprieto mis puños con fuerza y las voces cesan. Silencio otra vez. Abro mis ojos y solo hay obscuridad y frío en mi habitación, por fin estoy sola, sin voces ni criaturas.
Vuelvo a la cama y trato de controlar mi respiración que está muy agitada. Tranquilízate Alie, cuenta hasta 10 y respira despacio, 1…2…3…4…


Mis crisis se han vuelto más constantes y más perturbadoras, pero cada vez que les cuento a mis padres ellos dicen que son pesadillas normales, que deje de pensar en eso y que con el tiempo se me olvidarán.
Lo mismo me decían años atrás, cuando de niña las voces comenzaban a hablarme. Cuando les conté sobre una feo y horripilante criatura venía a visitarme, ellos decían que todo era producto de mi imaginación, que si dejaba de pensar en ello se me olvidaría y no volvería a pasar.  
Si tan solo supieran que esas voces están siempre conmigo, si supieran que las criaturas nunca se van y siempre están cuando menos lo espero. Si por una vez en su miserable vida me prestaran un poco de atención, si supieron que las cicatrices que tengo no son por gusto propio. Las voces me obligan a hacerlo, ellas disfrutan mi dolor, pero debo confesar que yo también estoy comenzando a disfrutar el dolor, ese quemante y penetrante dolor.

En la escuela nadie quiere estar conmigo y eso no me molesta en absoluto, la verdad es que no soporto a mis compañeros, se la pasan riendo y haciendo bromas estúpidas. Últimamente no soporto a nadie.

Una vez en clase de psicología hablé sobre las criaturas que me visitan, les conté como eran e incluso les hice un dibujo de ellas; al ver mi tenebroso pero muy detallado dibujo me llamaron loca drogadicta y se burlaron de mí toda una semana. Aún con sus burlas y risas, puede notar que en ellos había cierto miedo pues lo que les conté en verdad los había conmocionado y sólo les conté y mostré una parte de lo que yo veo todas las noches. Si ellos las vieran posiblemente morirían del susto o harían algo tan estúpido que haría enojar a las criaturas y de una vez por todas los harían desaparecer. Eso sería interesante.

Creo que con el tiempo he aprendido a vivir con la constante presencia de esas extrañas criaturas, podría decir que ahora las considero mis amigas más que amenazas. Ya les puse nombres, se llaman 24, 11, 8 minutos, Lunes y Viernes.
Viernes es la más grande y macabra de todas, hay algo en sus ojos que me perturba más que las demás. Siempre que viene, una ansiedad incontrolable se apodera de todo mi ser y mi mente, mi retorcida y oscura mente, que comienza imaginar las peores atrocidades, desde cómo podría acabar con mi estúpidos compañeros, hasta como lanzar a las vías del metro al degenerado que me observa mientras espero a abordar.

Hoy es viernes.
Es un día un poco más frío de lo normal, debe de ser por las tormentas que hay en el centro del país. Pero hay algo raro en este día, al despertar después de mi terrible crisis de anoche siento que todo está mal, el sentimiento de ira que tenía aún sigue presente pero lo mantengo oculto en lo profundo de mi ser. Ya pasará Alie, tranquila. Esas son las palabras que siempre usa mi madre después de que le hablo sobre mis crisis.
Se supone que una madre es comprensiva, cuidadosa y cariñosa con su hija ¿no?; bueno pues mi madre no es así. Ella se la pasa siempre en obras de caridad para ayudar a personas con problemas económicos o ayudando en cosas de la iglesia. El mes pasado le otorgaron un reconocimiento por ser una ciudadana ejemplar, ¡Ja! Como si en verdad lo fuera. Mira que darle atención y apoyo a los que más lo necesitan y no a su propia hija. ¡Qué hipócrita mami!

Entre medio de mis pensamientos escucho a mi madre gritarme para bajar por el desayuno. Nunca me había desagradado tanto escuchar su voz, al escucharla siento como todo mi cuerpo se tensa y como la expresión de indiferencia de mi rostro cambia a una expresión de odio y rencor. Cálmate Alie, ¿qué te pasa? Trato de pensar en otra cosa para relajarme un poco pero dentro de mí ese sentimiento de rencor va creciendo.

Cuando bajo a tomar el desayuno encuentro la típica escena familiar de todos los días; mi padre sentado en la silla del comedor con ese estúpido gato en sus piernas, leyendo el periódico de hoy. Y mi madre de frente a la estufa preparando el desayuno. Lleva puesto ese colorido vestido azul que tanto le gusta y que yo aborrezco. Pero hay algo que no cuadra, esta vez al ver esa escena, el sentimiento de indiferencia que normalmente siento no está, en su lugar aparecen los sentimientos de ira y rencor que he tenido desde la noche anterior.
Me quedo mirándolos desde el umbral del comedor con una mirada fría y penetrante, llena de los más ruines sentimientos que un humano pueda tener. Como me gustaría que sintieran lo que estoy sintiendo.

Con la mirada fija en ellos escucho la voz, la irritante voz de mi madre, diciéndome que me siente a desayunar pero me quedo inmóvil con la vista fija en ellos. Mi padre ni siquiera se percata de mi presencia, está muy ocupado leyendo su aburrido periódico.
Sin pensarlo, me acerco lentamente a la alacena y del primer cajón tomo un filoso y brillante cuchillo. Me quedo un momento observando mi reflejo en la hoja del cuchillo y lo único que veo es una mirada de enojo. De repente las voces. Las voces aparecen de la nada con sus risas y murmullos; -Hazlo-, -Vamos-.

¡Maldita sea déjenme en paz! Me quedo inmóvil junto a la alacena con el afilado cuchillo en mi mano, mientras trato de despejar mi mente y hacer que esas infernales voces se vayan. En ese momento algo llama mi atención en la dirección en donde se encuentra mi padre. Es una de las criaturas, está detrás de él. Es Viernes.
Un sentimiento de miedo y curiosidad me envuelven, ¿qué haces aquí Viernes? Con una de sus deformes y alargadas garras señala el brillante cuchillo que tengo en la mano y con la otra señala a mi padre. Las voces –hazlo-, -es el momento-, -hazlo-.

¡No! ¡No lo haré! Chillo para mis adentros.

Me tapo los oídos con las manos pero es imposible, las voces son muy fuertes, no me dejan en paz. De repente la escena de mi padre acariciando a su amado gato mientras yo le cuento sobre mis crisis cruza por mi mente. Las voces comienzan a reírse y a decirme cosas hirientes. No las escuches Alie. ¡Cállense! Pero esas molestas voces no paran ¡Cállense ya maldita sea!

Ese sentimiento de ira comienza a recorrer todo mi cuerpo como una llamarada, las voces se intensifican cada vez más y mi respiración comienza a ser muy brusca y golpeada; siento que el corazón se me sale del pecho por las fuerte pulsaciones que tengo. Ya no puedo controlarme más. Cierro los ojos con fuerza y un sudor frío bajo por mi columna.

Las voces lo han logrado, por fin lograron deshacerse de la auto controlable Alie, ahora tienen a la chica llena de odio y rencor hacia la vida, hacia sus padres, hacia todo en este asqueroso mundo.

Cuando abro los ojos veo la cara de miedo de mi padre al ver a su menospreciada hija con un cuchillo pegado a su cuello; -¿Qué estás haciendo Alie?- dice mi padre tartamudeando,  entonces escucho el asqueroso llanto de mi madre. La busco con la mirada y ahí está, frente a la estufa con cara de horror al ver lo que estoy a punto de hacer. Volteo a verla con una sonrisa diabólica de lado a lado y ojos de demencia que expresan emoción; -esto nunca se me pasó mami- le digo a la vez que desgarro la garganta de mi padre. Ella suelta un grito de terror y cierra los ojos al contemplar esa asombrosa escena. Mi padre tirado a la mitad de la cocina, soltando sus últimos suspiros de vida en un charco de su propia sangre.

Me abalanzo sobre ella y la obligo a mirar lo que hice –mira mami, las voces me ordenaron que hiciera eso- digo con tono de maniática.

–Eres una maldita loca- me grita con tono de miedo. –Nunca te lo perdonare-.Cuando grita esto el sentimiento de ira se agranda y la golpeo tan fuerte que le rompo labio.

-¿Qué te hace pensar que quiero tu insignificante perdón?-, al decir esto clavo con fuerza el cuchillo en la boca del estómago. Siento una adrenalina y un odio puro recorrer todo mi cuerpo. Todo ese rencor y odio acumulado, nace de mi podrida alma y sale como dagas en forma palabras y reclamos. –Nunca tuviste tiempo para mí, siempre estabas ocupada cuando te necesitaba, siempre me decías que todo iba estar mejor. Pues ahora todo está mejor, ya no necesito nada de ti, ni tu estúpido tiempo ni tu maldito perdón.- Clavo una vez más el cuchillo en ella pera esta vez en el lado izquierdo de su pecho, justo en el corazón.

Ese sentimiento de ira se fue y ahora solo queda indiferencia. Me levanto de encima del cadáver aun tibio de mi madre y miro su mirada perdida. Busco el cuerpo de mi padre y está ahí ya con toda su sangre regada con el suelo.
Contemplo mis manos que están ensangrentadas, aún tensas por la adrenalina, mi ropa es ahora de un rojo vivo que combina con esa perfecta escena. Observo una vez más la escena ay esta vez es mi propia voz la que retumba en mi mente, -acabo de matar a mis padres-. Ningún sentimiento de culpa o remordimiento aparece en mí, todo es tan insignificante ahora.

Bajo al sótano y busco los galones de gasolina que mi padre tenía guardados para alguna emergencia con el auto y riego los cadáveres de mis padres con ella. El resto lo riego por toda la casa que ahora se siente muy tranquila y callada. Enciendo un fósforo y lo dejo caer sobre el hermoso vestido azul de mi madre que ahora está cubierto por manchas rojo escarlata.

Salgo por la puerta principal con la mirada perdida en el suelo y una sonrisa malévola de diversión se pinta en mi rostro. Tranquila Alie, ya pasara; me digo a mi misma mientras dejo atrás mi casa envuelta en llamas con los cadáveres de mis padres dentro.
Volver arriba Ir abajo
https://www.facebook.com/pages/Desconocida-yo/261057337360713
El Viento del Oeste
avatar

Revisor de manuscrito
Revisor de manuscrito
Mensajes : 602

MensajeTema: Re: [Terror/Thriller] Viernes   Dom Sep 06, 2015 3:41 am

Creo que te has confundido. En este apartado tendrías que presentarte, contanos algo tuyo. Luego de los quince mensajes recién ahí puedes publicar...

En el margen derecho superior tenés la opción de editar. Borra el escrito y preséntate, si no podes modificar la etiqueta luego podras solicitar a algún moderador que te ayude
Volver arriba Ir abajo
Edgeworth
avatar

Revisor de manuscrito
Revisor de manuscrito
Mensajes : 653
Edad : 19

MensajeTema: Re: [Terror/Thriller] Viernes   Vie Oct 23, 2015 2:46 pm

@Desconocida yo. Esto lamentándolo mucho es para darse a conocer, no para publicar tus obras. Cierro tema y en los próximos días lo moveré a la papelera.

_________________
Militia est vita hominis super terram.
Blog: Nightmare Of Words.
Volver arriba Ir abajo
http://mi-now.blogspot.com.es/
Contenido patrocinado


MensajeTema: Re: [Terror/Thriller] Viernes   

Volver arriba Ir abajo
 

[Terror/Thriller] Viernes

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Foro Jóvenes Escritores :: INFORMACIÓN TURÍSTICA :: Presentaciones-